Una serie de Paolo Sorrentino con Jude Law como protagonista. Me costaría trabajo catalogarla. Sin duda es original, pero no acaba de convencerme. Estudia los temas del bien y el mal en los campos terrenales y divino y tiene un batiburrillo de personajes, ambiciosos y no, con etica y no o con principios básicos y sin ellos que van desplegando sus roles a lo largo de la serie. 

En relación a estos personajes, la serie se desarrolla en una temporada en la que da su versión de los trabajos internos del vaticano, los de dios y de los hombres alrededor de un papa bastante joven. Nos deja ver como ejerce su poder absoluto para hacer el bien (o no) y como por su noción del la iglesia (no se ve durante gran parte de la serie a donde nos lleva) encuentra distintas resistencias, a veces para mayor gloria de Dios, a veces para mayor gloria de la iglesia, a veces para la de algunos miembros del clero. Como debe ser cuando hablamos de italianos, no todo es bueno o malo, esta sujeto a interpretaciones.

Sin llegar a causarme la impresión que esperaba – hay que reconocer que de Sorrentino espero el todo – no me dejo mal sabor de boca. Quizas sea interesante un re-visionado, para ver si llega a alguna parte o queda como un producto bien hecho que no aporta nada excepcional.