Hoy se puede decir que madrugamos. Calculo que dejaríamos el hostel a las siete y media, que no esta mal para nosotros, pero no es madrugar exactamente.



A la ida paramos.en el mirador de la laguna azul, creo recordar que se llamaba. Ahí por fin cuadro todo. Por una parte he decidido encarar el viaje de forma positiva y disfrutarlo. Y eso en gran parte significa, para mí usar mas la cámara. El mirador, el primero del día era una vista espectacular de los cuernos que ademas se reflejaba en el lago. No perfecto, pero mas que aceptable. Me falto cerrar el diafragma para que no me hiciera boqueh en las torres, pero no escape mal.Con eso y la parada anterior, enmedio de un grupo de guanacos… El día comenzaba bien.

Así de bien siguió con la ruta. Un edificio espectacular por lo moderno y acogedor daba entrada a el camino por el que subiríamos en las siguientes ocho horas..

El inicio con una subida dura por ser continua y en frió se convierto en una senda disfrutable hasta que el final se hizo una subida complicada por roca primero y arena después.

El mirador, compenso. Los cuernos con un lago helado delante conforman un circo espectacular y una vista que hay que tener después de una subida como la que hicimos para valorarla como un logro ademas de algo hermoso. Monte en esencia pura.



Bajamos en tres o cuatro horas, mas descansados pero mas doloridos y llegamos al coche cuando el sol iba a ponerse por detrás de los picos. Aun quedaba tiempo para mas, pero de ese que es mejor no aprovechar y menos en el monte.

Con cansancio y satisfacción bajamos a puerto natales entre tramos de carretera, tierra, baches, guanacos y algún guaquil.

Nos asentamos en el Wild hostel en un alarde de fuerza que fue mover las mochilas los 800m desde el coche hasta el hostel y por fin pudimos hacer check in, ir al cajero, cenar, ducharnos y acostarnos. Ains.

El dia en Imagenes