Maria Angeles Jalon

Siempre me dio miedo una relacion medio en serio con una chica.

Siempre me dio miedo una relacion medio en serio con una chica.

Mis complejos e inseguridades… la adolescencia. Lo normal, probablemente pasado de rosca. La segunda chica con la que tuve una relacion intensa, que no de pareja, seria Maria Angeles Jalon.

Nos conocimos en el instituto, y creo que comenzamos a quedar para tomar cafe despues de clases de ingles con Sean (Sheahan). Con el tiempo los cafes llegarian hasta que anochecia y comenzo a unirse gente. Camacho, Loles Montas que tambien fue compi de clase, y eventualmente mi hermano, Jesus Lopez, Lidia y hasta Antonio Bermudo. Quien cuadrara.

El mismo equipo fue germen de nuestro grupo de salida los sabados y fines de semana durante unos años. No se muy bien que paso. Avanzamos a Sevilla, algunas se emparejaron, llegaron Mati y las chicas, la forma de ser de Bermudo, la de Jesus Lopez… de todo un poco.

Eventualmente nos fuimos distanciando, pero de nuevo, esa historia es diferente. Este blog probablemente busca que queden evidencias de estos tiempos como desparecieron las de aquellos. Mi inactividad extrema probablemente ayudo a que Alberto y Maria Angeles comenzaran a salir y eventualmente desaparecieran de nuestras vidas. 

Yo, que tenia mas miedo que verguenza de una relacion y no me quejaba de mi vida sin pareja, segui mi camino y ellos el suyo. Hace años que no los veo aunque de vez en cuando me llega alguna noticia.

Supongo que perdi la oportunidad, aunque los recuerdos son a veces poco fieles a la realidad, creo que aqui Camacho me dara la razon. Si hubiera entrado a matar, me habria llevado el trofeo. No hacerlo, visto en retrospectiva, me perimitio seguir con mi vida, y vaya vida.

Instituto, fiestas universitarias, universidad con mas fiestas, economicas y Maite, enfermeria con mi piso y algun viaje, Portugal… Dios me libre de desear que las cosas hubieran sido diferentes en algun momento de mi vida. No cambio las salidas con Carlos, Camacho y mi hermano por un rollo y una novieta. En mil vidas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *