Nuestra habitación con Ana y Richi en Pina

Nos vamos de vuelta. A medio fumar aun, nos levantamos para salir a las seis de la mañana. Salimos mas o menos a y cuarto, que no esta nada mal.

Subir al cielo, bajar atravesando una capa espesa de nubes -yeah, estamos en casa- y aterrizar en el aeropuerto de Aviles. Casualidad que nos encontrasemos a Tere y Sergio con Jorge, en modo zulu en el aeropuerto. Vaya dos años mal llevaos… por los padres (risas).

Casa seguia en el mismo sitio. Las plantas, milagrosamente, mas o menos tambien.