Arrancamos sobre las cinco de la tarde, no sabemos si demasiado pronto o demasiado tarde . Rocío nos ha ofrecido quedar en su casa esta noche y ahorrarnos el viaje de madrugada a Madrid. La verdad es que es una buena opción y no solo por los horarios. Es también una forma de establecer un precedente para hacer visitas a Madrid, aunque solo sea con esta excusa cuando nos cuadre. Preferiblemente serán con mas frecuencia, pero en alguna parte hay que poner el punto de partida y esta es la excusa perfecta.

La salida a las cinco. Algo tarde, pero teníamos que hacer el.seguro de viaje, quedar con Rebe y Judit, empezar -y terminar- la maleta y pagar algunos proveedores de la boda. Fuimos rápidos, pero no tanto. La guinda fue pasar por casa de Lucia a dejar comida y un par de items de la boda, una cama plegable.que uso la tía Encarna de Cris para aguantar la lumbalgia con algo de dignidad durante la boda y el bonsai que nos regalo Marina.

Ahora vamos bajando por la autovía hacia Galapagar. Nos vamos a zampar los dos peajes por salir tarde y aun llegaremos cuando las crías estén acostadas. Eso ni tan mal.

Retrospectiva: Quedamos hablando de todo un poco con Rocío y Raul hasta las doce y media antes de marchar a la cama. Raul perdió peso, se le ve en forma. Parece que ahora trabaja en una empresa de fabricación de armas.