Shock en nuestra toma de contacto con la India… Lo habitual.


Hoy iba a escribir sobre los chinos y mis conclusiones , pero mejor le dedico el rato a Delhi. Nos habian preparado de antemano, que si la ciudad esta sucia, gente en la calle, trafico caotico. Yo ya venia con los nervios flor de piel esperando que me asaltaran un monton de indios oreciendo habitaciones de hotel o viajes en taxi para llevarte a donde quisieran y tangarte. Al final el aeropuerto es nuevo y esta limpio como el de cualquier capital y alli cogimos un tren hasta la estacion de ferrocarril de Nueva Delhi donde pillamos metro Hasta la parada del Hostel. Teniamos mapas en la Kindle, y según las indicaciones caminando el hostel estaba (y esta a 15) minutines de la parada.

En la vida me imagine lo que me encontre cuando salimos del metro. Escalera mecanica, estacion moderna… y de repente has aparecido en una escena de La Chaqueta Metalica o Stalingrado cuando atraviesan una ciudad arrasada. O casi, aquí además de esos edificios de cemento que parece que nunca se acabaron de construir y fueron convirtiendose en polvo gris y tiñendo el espacio entre las piedras del suelo hay  contenedores vacios con montañas de basura alrededor, gente durmiendo al lado de esas pilas, perros callejeros en parejas y trios .Carteles a medio caer en los bajos de cada semichabola y gente dispersa en grupos en donde por obra y gracia del señor coincide que una bombilla pelada o un neon blanco, pelado igual, da algo de luz. Y trafico, aleatorio en todos los sentidos en todos los carriles.

Me ahorro los detalles del camino al hostel y los quince minutos que nos pegamos. Pasamos entre un camion que se nos echaba encima y un contenedor que cerraba el pasa sobre una de las pilas de basura, Cris casi cae a una fosa en la acera que era un agujero de 2×1 que daba a una alcantarilla sin cubrir  (no la unica) y al final un guardia de una obra, uno con camisa y que no estaba durmiendo en el suelo como otros “guardias” (cuando digo suelo no hablo de dormir en la acera con la espalda apoyada en la pared si no de dormir en un camino de polvo seco con la cabeza apoyada en el suelo- el aspecto del guardia lo dejo para que cada uno se lo imagine) nos llevo entre calles mas estrechas a una verja cerrada que daba a un patio donde… sorpresa sorpresa habia una puerta iluminada con una bombilla.

El hostel no pasaria ni de muy mediocre, solo tenemos una sabana, o colcha, según de lo que la uses y la cisterna gotea y la pintura seca tiene chorreones donde no hay calvas que dejan ver el cemento. Visto lo visto es tal alivio estar bajo un techo y setirse seguro que estoy como si fuera un palacio. Con que poco nos contentamos a nada que lo pasemos un poco mal

La Noche en Delhi