Begoña

 No tengo muy claro si fue en segundo de carrera o en tercero que llego Begoña a enfermeria.

 No tengo muy claro si fue en segundo de carrera o en tercero que llego Begoña a enfermeria.

Debio ser tercero, cuando todos estabamos unidos hasta el punto de soldadura. Canarias, si no me equivoco. No se como acabe llamandole la atencion, pero asi fue. Era bastante mas libre que el comun de las otras chicas de la clase. Una de esas personas que van por la vida con una carga de prejuicios bastante ligera. Me eligio o nos elegimos, no lo tengo seguro. Lo que si se es que con el tiempo acabamos enrollados. El problema era que ella tenia novio. Muchos cafes, muchos paseos y creo que alguna desaparicion sospechosa. No recuerdo nuestro primer beso. Si recuerdo que con ella perdi mi virginidad, en tercero de carrera, no se si tarde o temprano, pero en el momento justo.

Fue en su casa, tras una fiesta que hicimos (creo que en la calle Isacio Contreras) y en la que vimos “Cuando Harry encontro a Sally” antes de que todo el mundo marchara. Tambien recuerdo a Isaac que de aquella estaba en crisis con Jessi y saliendo con Reyes esporadicamente. Otra relacion que no acabaria en exito a largo plazo. Lo cierto es que con ciertas edades los exitos que suman son a corto plazo, asi que no hay mucho mas que añadir.

Cuando todos marcharon a casa aquel dia, nos quedamos un rato antes de tirar para la cama. Por mi parte, con mas miedo que verguenza. Asi fue todo. Como todas las primeras experiencias, un exito desastroso. Entrañable.

Seguiriamos quedando en mi piso e incluso hicimos una escapada a su piso en Rota con Isaac y Reyes yJose Moron y Maria Laffitte. Un finde curioso y que recuerdo con sentimtientos encontrados. Por una parte me gusto y no tengo mal recuerdo. Por otra, creo que hasta cierto punto fue una escapada de parejas en una epoca en la que salir de parejas no aportaba demasiado comparado con lo que era nuestra vida dia a dia. La amistad nos rebosaba y viviamos en la cresta de la ola que deseabamos surfear. Eso de diario y sin parejas raras.

Por otra parte, creo que influyo el que estuvieramos en crisis, como siempre. La relacion que tuve con Bego fue bastante tormentosa. Ella tenia novio cuando la conoci, un controlador aereo. Ninguno de los dos sabiamos muy bien lo que queriamos, mas alla de que nos queriamos tener. Yo dudo que estuviera, con mis inquietudes, en disposicion de jurar amor eterno, aunque de aquiella no lo sabia ni me importaba. Por su parte, ella no sabia con quien queria estar. Lo cierto es que iba y volvia con el controlador, o al menos se lo planteaba y me dejaba o intentaba terminar conmigo. Yo la peleaba y ella tampoco hacia por alejarse demasiado.

Al final me eligio, pero fue una victoria pirrica. Estaba tan emocionalmente quemado con la situacion, con el no saber, con haber sido abandonado las veces que lo fui… que me recuerdo emocionalmente drenado en la epoca en que me propuso una relacion seria. No tenia capacidad para sentir demasiado y menos aun para comprometerme. Creo que hubo algo de medias tintas durante un tiempo hasta que le propuse abandonar. No tenia energia ni ilusion para ese proyecto. 

Hoy, a tantos años de distancia, pienso que en algun momento fui egoista y luche hasta cercarla. Por otra parte, ella tampoco fue menos incorrecta (por decirlo de alguna manera). Al final, entre mucho sufrimiento, quedaron momentos de pasion y muchas risas. Recuerdo que vino a Carmona a la feria y Camacho decia que era mucha mujer para mi. Que la experiencia de Rota fue algo nuevo y diferente. Que Rafa Chaves tambien ataco y quizas se llego algun morreo… cosas de la edad. En mi cabeza, fue ella la que me enseño La Carboneria en Sevilla. Un lugar al que siempre volvi despues con una sonrisa (quizas Javi el Rapado, o Refa Garcia). Seria con ella con quien pase las noches del viaje de fin de curso y alguna de las que pasamos en mi piso, el campo de Reyes, el de Mario o el piso de Jose Moron en Matalascañas.

En general, quizas por la epoca tan intensa que nos toco vivir, Bego me dio mucho y todo para bien, aunque la mitad de ello fue sufrimento.

Se distancio despues de una noche en el campo de Reyes. Las niñas la distanciaron. Nosotros ya habiamos terminado hace mucho tiempo, y Mario le entro. A la mañana siguiente lo conto y Mario por detras lo nego. Algo turbio que hizo que las Maria, Lala y Reyes no la terminaran viendo con buenos ojos. El resto lo hicieron los dias.

Al mucho tiempo, quizas diez años mas tarde, iba caminando por la calle betis y me encontre a Mario. Hablamos de todo un poco y de la gente de la clase. De Bego… admitio que ella tenia razon, que habian sido injustos, pero que el no habria admitido de aquella lo que hizo, no se si por mi o por la presion de las chicas. Nunca fue muy valiente. Aquel dia bajo un par de puntos en mi escala. No soy un heroe, ni el capitan justicia, pero diez años antes, la cobardia no habia evitado ayudar, habia arrojado fango sobre Bego. Eso me defraudo. Pero esta no es la histora de Mario, es la de Bego y fue una historia trepidante que marco el antes y el despues.

Gracias Begoña!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *