Alejandra Serra Robles

Lo de Alex fue una cosa rara y fugaz, debia de tener la malinitrina subida y decidi que que

Lo de Alex fue una cosa rara y fugaz, debia de tener la malinitrina subida y decidi que que

ria ser cabron. Hay una faceta de mi que a veces me asusta. Creo que la conoci entonces y me sirvio para reconocerla y evitarla. Probablemente fue la unica vez que la deje salir a ese nivel. Son cosas por las que hay que pasar y que generan cicatrices permanentes. Quizas mejor tenerlas junto a un recuerdo indeleble que pasar de puntillas por los dias sin aprender nada mas que la inevitabilidad del olvido.

Me la tire. Se puso a tiro, me hice el interesado, le dije que me gustaba… y borracho como un piojo acabe en un taxi con ella y con sexo sucio, corto y vacio en su casa. Al dia siguiente ella se comporto como si nada y yo tampoco hice por volver a sacar el tema. Aquello no estuvo bien en ningun aspecto. Ahora llevo ese recuerdo indeleble como una carga. Es lo que paso y punto, poco que hecer. Pero ojo con ser malo. Curiosamente recuerdo el dia despues, como fuimos con Carmen, su compi de piso (aquella ya no viviamos juntos)  uno de esos pueblos ingleses a pasar el dia sin pena ni gloria por las calles clonadas del centro. No recuerdo en nombre, tampoco es relevante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *