Claves dotacion genetica oportunidad fuerza de voluntad

Hace unos dias fueron las fiestas de Santolaya. Entre los varios que fuimos estaban Cris y Marta Moro. Recuerdo, medio doblado ya a base de copas, que comenzaron a hablar de adicciones.

Comentaban como muchos poleses habian acabado mal por culpa de las drogas y de como circulaba en los noventa por el pueblo. Para ellas ese era uno de los factores principales a la hora de que el problema de la adiccion apareciera.

Casi entre en la conversacion a aportar mi vision. Sin embargo preferi cortarme y darles la razon. Lo debi de hacer con bastante vehemencia, por que al dia siguiente Cris me recordaba la situacion sin saber de que estabamos hablando ni a que se debio.

Si iba suficientemente tocado como para que se me fuera la mano con el entusiasmo a la hora de estar de acuerdo con ellas, no lo iba lo suficente como para no hacer una reflexion respecto al tema. Ni tampoco estaba mal hasta el punto de olvidarlo.

El caso es que mi reflexion fue que hay mas factores que influyen. No que no tenian razon, si no que se quedaron cortas. Viendo gente de mi entorno mas cercano, mi padre o mi abuelo, siempre atribui las adicciones a otro elemento, la genetica.

Asi, aunque tenian razon, no creo que sea mas relevante la circulacion que la genetica para segun que adiccion, sobre todo en lo referente a drogas socialmente mas aceptadas y legales como el alcohol. En estas la circulacion y la exposicion deja de ser el determinante que diferencia unos casos de otros y el foco es genetico.

Aun me dio para mas, con exposicion y genetica el banco aun no se sostiene. Hay una tercera pata, la voluntad de la persona y su fuerza para sobreponerse a sus instintos mas basales.

Estas, son en mi humilde teoria de la adiccion, las tres patas sobre la que se sustenta cada caso.