Candlestick RV campsite
Marchamos de San Francisco con todo el dumping listo, depósitos de agua potable a tope y de aguas negras recién vacíos, ruta prevista y el Big Sur -f- por delante. Vamos!

12:06 Road


Atravesamos S.F. y enfilamos al sur hacia Monterrey bordeando la costa después de pasar por una zona de monte con abundantes campos de calabazas y algún reservorio. El paisaje cambia de forma bastante brusca, si no en lo boscoso, si en la densidad de población. Apenas tenemos la sensación de estar saliendo de la ciudad y todo a nuestro alrededor es monte y bosque.

Nuestro primer encuentro con las playas estatales no ha tenido exito, no se por que decidimos echarnos a un lado y parar un minuto solo para darnos cuenta de que había un ranger en una cabina que amablemente solicitaba ocho o diez dolares por el privilegio de echar un ojo, seguimos adelante, tenemos el horario suficientemente apretado como para que no nos compense esta parada.

Año Nuevo State Park.
Este parque es conocido por los Leones Marinos, de las distintas localizaciones en que suelen encontrarse, hoy decidieron reunirse en la mas lejana de la entrada del parque. Haríamos poco mas de un par de horas en total para llegar al sitio a través de 5 km de pistas de tierra y caminos de arena -dammit- entre las dunas que rodean las playas del parque.Al final llegamos al North Point y tuvimos suerte, habria unos ocho leones dispersos por la playa a la distancia, al frente, los pelícanos aterrizando y despegando continuamente delante de nosotros. Tienen un vuelo grácil que hace que quedes absorto viéndolos acercarse al agua para aterrizar, planeando con delicadeza hasta posarse el en agua.

Ya vamos tarde con respecto al horario, primer cambio de planes. Intentaremos ir a Point Lobos, mas allá de Monterrey en primer lugar, para que no nos alcance la noche en un parque y después a Monterrey para hacer el Path of History. Teniendo la guía deberíamos ser capaces de hacer la ruta auto-guiada independientemente de que ya haya anochecido. Cambiamos planes.

Hemos tenido que hacer una pausa en una gasolinera para rellenar los pneumaticos. El del copiloto se vacia segun pasan los dias y por segunda vez necesita aire. La primera en Yosemite no hubo problema, hoy la valvula de llenado era menos funcional y despues de un cuarto de hora de lucha intensa hemos abandonado con las ruedas a medio gas. La parada ha sido suficiente como para quedar por detras del horario. Cancelamos Point Lobos y haremos el Path of History de Monterrey por la noche.

Parece que volvemos a tener problemas para encontrar un sitio para pasar la noche. Aparcamos en el puerto, donde una señora bastante desagradable nos aviso de que no podríamos hacer noche allí. No hay R.V. sites cerca de la ciudad, los centros comerciales no permiten R.V.’s según la web que estamos consultando, no hay áreas de camiones y los turnouts no parecen buena opción hasta mas adelante en la ruta, demasiado lejos. Tantearemos alguna gasolinera después de ver la ciudad.

Monterrey tiene un casco antiguo bastante bien conservado. Teniendo en cuenta que es una ciudad colonial del antiguo México, eso significa que son casas bajas y con gran valor histórico desde un punto de vista arquitectónico, pero poco interés visual, al menos desde mi ignorancia. La visita no esta mal organizada, pero no ha llegado a despertar mi interés mas allá de las oportunidades fotográficas. Una historia demasiado americanizada, con eje en la vida de varias familias pudientes y sus casas. Desde mi punto de vista carece de substancia al tener el foco demasiado cercano. No llega a dejar una impresión clara del rol de la ciudad en la historia de México o EEUU y las anécdotas de las familias no son lo suficientemente cercanas como para elicitar curiosidad. Los edificios, planos y bastante carentes de interés. Sorry. En general, un paseo sin mas.

Algo mas de interés tuvo el mural sobre la historia de la ciudad que comenzaba con los españoles acabando con el paraíso terrenal de los indios y llevando la religión y tenia el eje de cambio -para bien- en la toma por parte de EEUU y la llegada de la riqueza. Sin comentarios.

A día de hoy, si se deja ver que es una ciudad prospera, como tal, con homelessness, pero impecablemente cuidada, al menos lo que nosotros vimos. Terminamos cenando en un Taco Bell, una de las cosas que no queríamos dejar de hacer en el viaje y se nos puso a tiro aqui. Una pequeña decepción, toda la comida rápida es comida rápida, pero la de las grandes franquicias el particularmente “rápida”, como comparar un bocadillo con un sándwich del Subway… no sabría decir. Allí intentamos planificar donde dormir.

No tuvimos mucho éxito, salimos sin ideas claras hacia el puerto y cuando estuvimos en la caravana y salimos del puerto tanteamos un área de servicio minúscula para el autobús que manejamos y terminamos dando vueltas por carreteras varias hasta aparcar en una calle, de vuelta en el centro histórico -no lo sabríamos hasta que amaneció- donde, al menos yo, dormite intranquilo con la sensación de que fue un cabo del día que quedo por atar y de que podrían echarnos en cualquier momento. No sucedió, al que echaron fue al individuo que se puso a hablar por teléfono al lado del RV hasta que uno de los vecinos le grito que se callase desde la ventana de su casa.