En retrospectiva desde las notas del dia

Nuestro segundo dia en S.F. Hemos amanecido con internte, por obra y gracia del RV campground. Y menos mal, mañana empieza la pata del viaje que tengo que preparar yo y no viene mal tener acceso a la red. Al final ha sido mas que nada para descargar algun mapa y por el efecto placebo. LAs dos Lonely Planet que llevabamos, una de UK y otra española han sido mas que suficiente para hacer un esquema del Big Sur -f- . El camino costero es como ir desde Gijon a Francia y el problema es mas el de elegir que dejar fuera que tener una lista de sitios que podamos ver.

Repetimos un uber a la ciudad que nos ha dejado al sur del Golden Gate. En el Golden gate park, que no esta al inmediatamente al sur del puente, queda bastante mas lejos de lo que habiamos calculado. No era problema porque teniamos intencion de alquilar bicis y acercarnos a Sausalito al otro norte del puente. Lo que no teniamos era mucha idea de donde, de hecho no teniamos ninguna idea de donde. En vez de dirigirnos al sur hacia donde creiamos que podian estar los sitios de alquiler, nos la jugamos hacia el norte improvisando. Dejariamos EEUU sin montarnos en bici.

Tampoco habria sido problema si no fuese por que en la esquina del mapa ponia que la mitad oeste de la ciudad estaba “significativamente comprimida por razones de espacio” en el mapa. Nos dimos cuenta cuando comenzamos a quemar kilometros y no terminabamos de llegar a ninguna parte. En el aspecto positivo, la jornada fue cardiosaludable. Muy cardiosaludable.

Las menciones del dia serian para la playa debajo del puente, con vistas espectaculares y que continua con un paseo hacia la marina bastante agradable y el Fort Mason Center for Arts and Culture, donde comimos en un local que se llamaba “Radhaus” muy hipster, muy interesante.





Grown Ups!


Me sorprendieron las casas por las que pasamos despues de Lombard Street y antes de llegar a las Painted Ladies. Los dos hitos de la ruta son muy interesantes. Son el tipo de sitio que si estuviese en tu barrio enseñarias a los amigos que viniesen a visitarte el dia que no hay nada que hacer y sales a tomar un cafe al lado de casa. Lo curioso es que en Lombard Street habia una cola de uber ininterrumpida para bajar por la calle y delante de las painted sisters habia una masa de gente con tripodes al atardecer.

Escapamos de los dos sitios bastante impactados por eso y poco sorprendidos por los lugares en si. Como checkpoints para visitar la ciudad y hacer una ruta caminando para catar el sabor de San Francisco, los incluiria sin duda hasta que punto vale la pena que sean esos dos sitios exactos en vez de la manzana de al lado, esta abierto a debate. Quizas libre el parque por la fauna que se mueve por alli, incluido un señor desnudo con un taparrabos que maullaba la cancion de barrio sesamo en el cesped. Si hubiese sido invisible no habria llamado menos la atencion.

Antes de volver a casa, anocheciendo, aun nos metimos en un Open Mic que podia llamarse de musica abstracta por el nivel que habia alli. Incluso uno de los parroquianos canto una cancion a capela, bastante bien para un no profesional, terrorifico en terminos absolutos para llenar uno de los abundantes huecos. La experiencia estuvo a punto de ser acusticamente letal si no hubiese cerrado un profesional bastante animado. Menos mal.

De camino al uber, de nuevo nos paso un bus con dos paisanos de dos metros semidesnudos con correas de cuero y tachuelas. Debe ser el traje tipico o algo.