Wawona – Yosemite Valley
Nos levantamos y arrancamos inmediatamente, hay monte que recorrer. Apenas había amanecido cuando atravesamos el puesto de los rangers a la entrada del parque, que de nuevo estaba vacío. Creímos ver alguno en la caseta al lado de la carretera preparándose un café, volvimos a ganarles por la mano.

Hemos recorrido el mismo camino que andamos y desandamos el primer día que llegamos a Yosemite, desde Wawona hasta el valle. La diferencia ha sido que no llevábamos diez horas de viaje en el cuerpo y es de día. De repente, el mundo ha cambiado, lo que era oscuridad ha dado paso a valles arbolados que se pierden en el horizonte. El túnel donde anoche nos ataco un cono – un cono de carretera naranja salvaje – ha resultado tener a la salida una vistas espectaculares de las masas de granito del Yosemite Valley. Ha sido nuestra primera parada del día. Espectacular con el Half Dome a un lado y El Capitán al otro.

Yosemite Valley
La Village también parecía mas amigable a esta hora del día, los aparcamientos a los lados de la carretera ya habían empezado a llenarse, pero no tuvimos demasiados problemas para encontrar espacio. A los pocos días me entere de que Richi vino desde Wawona contando las veces que paraba en los turnouts del camino para dejar paso a los coches mas rápidos. Nos pasaron 32 vehículos, Ricardo Dixit. Por mi parte, yo iba tan tranquilo sin prestar atención. Es la diferencia entre que te toque organizar el día y no, a mi me llegara la hora el el Big Sur -f-, el es aqui donde ha estado mas encima.

Con espíritu festivo y aprovechando que vamos de monte, hemos preparado un desayuno de huevos con bacon mientras planeábamos la jornada e intentábamos reservar algo en San Francisco para quedar. Mandamos un par de emails que quedaron a la espera de respuesta. En S.F. se plantea un problema de alojamiento. Todo parece demasiado caro y estamos hablando de un aparcamiento de caravanas. Como esta el patio.

Yosemite Falls
Salimos a ver las Upper Yosemite Falls. El camino es bastante empinado pero han entrado en juego los días de montaña y lo kilómetros que llevamos encima.

Empieza a hacerse difícil escribir en el blog por la falta de vocabulario. Todo es repetir palabras como abrumadora, belleza, sobrecogedor, impactante…
Ahora estoy parado de frente a la cascada upper fall, sin agua. Aun así es hermosa e imponente, es una lastima que solo se deje ver una huella húmeda la pared descomunal de roca.

Volvemos al Village
La vuelta al Village ha sido peculiar. Por la mañana comenzamos a caminar desde el inicio de las rutas, donde hay un par de cabañas y un aseo con bancos fuera. Nos perdimos – estaba mas apartada- la zona en que estamos ahora, es un main concourse de restaurantes y franquicias en toda regla, creo que vi un Starbucks. Es genial que hagan estas cosas para popularizar los parques, supongo. Personalmente me repugna un poco.

Gran Capitán Walk
Richi quería ir a El Capitán a ver la pared de cerca. A mi tampoco me disgustaba la idea y en Yosemite es el quien manda, así que fuimos caminando hasta el bosque que hay en al pie del imponente muro de granito. Yo estaba bastante agotado y di la ruta por concluida, el aun quería llegar hasta la misma roca. Al final Cris y Cris quedaron en el bosque y nosotros subimos un camino de piedras sueltas para intentar llegar a la pared. No me lo esperaba, pero en un par de minutos estábamos en la base del Capitán. Bien jugado por Richi, tocamos con la punta de los dedos la Gran Pared , todos los sitios tienen su magia y el Capitán nos dejo ser participes de la suya. También el camino valió la pena, a la vuelta nos cruzamos con una familia de ciervos a un metro escaso, casi no los vemos, mucho mas discretos que el cono naranja que atropelle ayer.

La salida
Salimos con los tonos naranjas del atardecer sobre las paredes de Granito del valle, la noche se acercaba cuando nos montamos en el RV y el camino de salida ha sido un festival de rojos, naranjas y purpuras. Si entramos con oscuridad, salimos con el atardecer de fuego grabado en las retinas.

En un plano mas terrenal, paramos poco después de dejar el parque a echar gasolina, probablemente la mas cara del viaje: aviso para navegantes, cuidado con las gasolineras alrededor de los parques. A 100 euros en combustible cada día que nos movemos esto no ayuda y si en España el monopolio se nota en que todas las gasolineras de franquicias conocidas tienen precios altos y similares, aqui el libre mercado se deja ver cuando en la única gasolinera en un radio amplio te apuñalan al pasar por caja.

Modesto
Creo que ahora estamos en Modesto no lo sabemos seguro, es un área de servicio con buen aspecto para pasar la noche. Un Wendy’s al lado y un supermercado bastante pijo al otro. Mañana llegaremos a S.F.